miércoles, 24 de noviembre de 2010

Scott Pilgrim's Finest Hour, de Bryan Lee O´Malley

Puede que os parezca exagerar o, de hecho, tampoco decir mucho (teniendo en cuenta que hace un par de años que no me compro tantos cómics o sigo colecciones mensuales a su ritmo), pero hacía mucho tiempo, tanto que no lo recuerdo, que no tenía ilusión y ganas por leer cómo continuaba una historia.

Leí sobre Scott Pilgrim por ahí, me interesó, y encargué los cinco tomos publicados hasta el momento en versión original tras descargar el primero para ver de qué iba el asunto: los leí en dos días o menos y me encantaron. Lo siguiente que hice fue releerlos, algunos un par de veces, saborearlos y deleitarme con los detalles. Después ya lo único que quería era que apareciera el último tomo de la colección, este tomo que ahora tengo delante mientras escribo y que de vez en cuando levanto para ver cómo se refleja la luz en algunas de sus superficies (de ésas brillantes y bonicas) mientras pienso en releerlo en cuanto termine de escribir.

El tomo salía a la venta el 20 de Julio al otro lado del charco. Yo hice el pedido el 4 de Julio y el 4 de Agosto llegó... pero yo estaba en el trabajo. Así que, esta mañana, antes de ir al trabajo, he ido a correos a recoger el paquete. Qué ilusión y qué ganas de leerlo. Tanto que, en el trabajo, he tenido que abrirlo y leer sus primeras páginas. Pero lo he vuelto a guardar porque quería saborearlo. Después de comer, hoy no tocaba dormir, hoy tocaba un rato con Scott. No mucho, eso sí, ya que en unos 20 minutos ya me lo había leído. Por supuesto, como he dicho, lo releeré varias veces, incluso la obra entera, pero ya no será lo mismo.

La verdad es que cuando un amigo se va... ya saben, y esta vez se ha ido uno. El último tomo de la serie, Scott Pilgrim's Finest Hour, creo que nos ha dado lo que queríamos ver, nos ha dejado algunas sorpresas y, además, ha cerrado la historia perfectamente. No digo que el tomo sea perfecto, pero para un amante de la serie, casi lo es, y el final sí llega a ese punto, porque no había mejor forma de terminarlo.

A quien no haya leído nada de la colección, bueno, le animo a hacerlo. Si no le gusta, pues bueno, no perderá mucho tiempo ni mucho dinero. Si le gusta, creo que va a embarcarse en un viaje bonito que habla de/a una generación y, aunque ocurre en Canadá y está escrito por un canadiense, es, dentro de su estilo y aproximación al género, muy universal.

Ahora sólo nos queda ver la película cuyo final se escribió antes de que este tomo fuera escrito, por lo que probablemente sea diferente: una forma más de ver a los personajes terminar aunque, no sé porqué, en algunas cosas, no cambiará mucho la cosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada