lunes, 29 de noviembre de 2010

Superman: Earth One

En DC parece que últimamente no saben por dónde les da el aire, la verdad, y la aparición de la línea Earth One, que uno podría decir que es una especie de versión de la línea Ultimate de Marvel (que apareció hace ya 10 años...), es un síntoma más de ello. Pero la aparición de la línea que intenta empezar de 0 con algunos personajes y apelar a nuevos lectores, no es un síntoma necesariamente malo (aunque tampoco hace falta darle muchas vueltas al asunto para llegar a esa conclusión), ya que lo importante, siempre, son las historias, siempre. Si las historias son buenas, el marco, la línea y demás, palidecen. La línea All Star (desconozco si ya abandonada o qué), fue una de cal y una de arena, con la excelente All Star Superman y la terrible All Star Batman and Robin the Boy Wonder. Así pues, esta nueva línea bien puede ser un gran éxito creativo y/o comercial. Lo último parece que, por ahora, sí tiene razón de ser, porque la novela gráfica que nos ocupa fue la más vendida en el pasado mes de octubre, pero como material de lectura, es ampliamente superado por trabajos como Superman: Secret Origin y, sobre todo, la estupenda Superman: Secret Identity.


Superman: Earth One supone un acercamiento a los orígenes del icónico personaje en el que J. Michael Straczynski no demuestra, precisamente, seguir reteniendo todo su mojo. Ya reinventó el concepto del origen de Superman en su trabajo en Superme Power para Marvel de forma mucho más realista e interesante y, si ése no es el asunto, que creo que queda claro al leer el cómic, el resultado es una novela gráfica blanda, por momentos aburrida y con muchos menos puntos interesantes y conceptos originales de los que pudiera parecer. Para mí destaca un elemento de la historia relacionado con el planeta de origen del protagonista, pero el resto es bastante soso, lento y carente de fuerza, incluso en los momentos de acción en los que se supone que algo más de entretenimiento se puede entregar al espectador. No es un cómic terriblemente lamentable, pero es como esas películas que, cuando las ves, no te parecen malas pero no estás seguro de a quién le podría gustar mucho: ¿quién puede entusiasmarse con este cómic? Lo desconozco.
El dibujo de Shane Davis no ayuda al resultado, precisamente. Su estilo es, cómo me duele tener que repetir estas palabras tanto últimamente, muy reminiscente de los 90, bastante inconsistente con sus evidentes referencias fotográficas, con una narración pobre y, en general, simplemente no especialmente agradable de mirar.

Así pues, nueva línea, novela gráfica con cierto éxito, pero un resultado creativo mediocre como mucho, con dos autores que no nos entregan sus mejores trabajos. Del guionista, viendo lo que está haciendo últimamente, no sorprende, pero sigue doliendo porque le sabemos capaz de más. Del dibujante, parece que aún le queda mucho que evolucionar y aprender. ¿Será la próxima novela gráfica de la línea, Batman: Earth One, mejor? Sólo nos queda esperar y ver, pero el equipo creativo asignado es competente e interesante, como mínimo (Geoff Johns y Gary Frank), aunque personalmente no les vea muy apropiados para un personaje como Batman. En fin, leeremos y opinaremos.

P.D.: si os lo queréis descargar (yo no recomiendo comprarlo, pero si os gusta cómo va el tema después de bajarlo, compradlo, es lo que yo hago), aquí, por ejemplo, podéis.

2 comentarios:

  1. Lo podría decir de muchas formas pero es un cagarro.

    ResponderEliminar
  2. Jajaja... sí, supongo que es la forma más sencilla de decirlo.

    ResponderEliminar