martes, 11 de enero de 2011

Batman: The Dark Knight 1, de David Finch

Yo ya he dicho muchas veces que el hacer muchas colecciones de un mismo personaje es un error, y el panorama actual de Batman es un ejemplo de que se pueden hacer demasiadas series sobre un personaje sin necesidad. En mi opinión, con 2 colecciones bastaría, una para Bruce Wayne y otra para Dick Grayson. Como soy un loco de todo lo que hace Grant Morrison, para mí la solución es dejar que siga haciendo lo que hace hasta que termine y, si quieren, hacer otra colección más "convencional". Su Batman Inc. explora otro aspecto más del personaje y sus aventuras en su gran trabajo dando un repaso a todo lo que hace al personaje clásico mezclado con sus habituales obsesiones y si no consideran que su visión es la adecuada, deberían de hacer dejado que terminara su etapa ahora. Pero, lo claro es que sí la consideran la apropiada porque el tema sigue presente... y a la vez pasan de lo que dice porque hay colecciones, varias, que se dedican a hacer lo de siempre, bien o mal. Bien, por otro lado, no sé qué les ha dado en DC dándole dos colecciones diferentes a dos dibujantes noventeros para que hagan lo que quieran con ellas como autores completos, ¿qué intentan demostrar, que Marvel no se equivocó en los 90 con lo que dio origen a Image? No sé, sinceramente. Una de las colecciones es la que escribe y dibuja Tony Daniel que es bastante malo en todo lo que hace. La otra es la que nos ocupa, The Dark Knight, que escribe y dibuja David Finch, autor surgido de Image y asentado en Marvel que ahora viene a DC donde ha ido metiendo la zarpa poco a poco en Batman este año (aunque ya lo dibujó por primera vez allá por el 97 en el Darkness/Batman). Pero dejémonos de chorradas, ¿qué tal el primer número de esta nueva colección?

Pues correcto. Quiero decir, que es una historia que, por mucho que nombre el status actual del personaje, no deja de ser una historia a temporal que podía haber aparecido en cualquier momento e, incluso, por ahora, en cualquier colección, pero encaja bien en Batman y en Bruce Wayne. Eso sí, es complicado imaginar o no terminan de vendernos bien, la obsesión de Bruce con el personaje de la chica que conoció de joven. Se entiende, pero no terminan de vendernos bien el celo con el que emprende su búsqueda o, ya puestos, qué tiene que ver el villano que sale con todo esto (ni el del principio ni el del final, pero habrá que esperar a leer más). Así pues, normalillo, genérico y correcto cuando mejor. Obviamente, aún hay que ver por dónde sale la historia, pero por mucho que al final sea una historia que le pegue al personaje, sigue habiendo cosas que no dejan de ser genéricas y otras que, simplemente, no tienen demasiado sentido o no se explican bien.


El dibujo de Finch ya lo conocía, así que no me esperaba sorpresas. Quiero decir que guiones suyos no había leído (porque creo que no había hecho, a parte), me lo esperaba muy malo y al final es algo normalucho, pero igual que lo que Daniel puede dar en su colección. Como digo, el dibujo ya lo conocía, pero en este número me sorprende que aunque sigue con sus cosas de siempre (los pliegues, las caras de gente normal y su amor por los dientes le pierden a este hombre :P), el dibujo no está tan mal como esperaba. No sé si es que pega mejor en esta colección que en la de Los Vengadores, que seguramente, pero en general capta bien los elementos y la narración no es terrible, supongo que en parte ayudada porque él se lo guisa y se lo come.

Así pues, en resumen: un número que sabe a poco. Si os interesa el autor y aventuras más convencionales del personaje, yo aconsejo que esperéis al tomo, porque como tal, este primer número sabe a poco aunque, eso sí, el dibujo es algo mejor de lo que esperaba, pero no justifica la lectura de este cómic.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada