martes, 18 de enero de 2011

Incorruptible 1-4, de Mark Waid

Incorruptible es la otra colección ambientada en el mundo creado por Plutonian en Irredeemable, un mundo tan devastado e inseguro, que uno de los mayores supervillanos, Max Damage (cuya fuerza e invulnerabilidad crecen cuanto más tiempo esté sin dormir... no como a otros que nos pasa al revés), decide pasarse al lado de los héroes y hacer algo bueno para variar. También está escrita por Mark Waid y, en este caso, dibujada por otro autor sin mucho trabajo a sus espaldas, el brasileño Jean Diaz.

Al igual que en la "colección madre", Waid aborda conceptos y situaciones interesantes con un buen trabajo y originalidad aunque, del mismo modo que en la primera, las cosas se toman su tiempo para pasar, por decirlo de algún modo, dejando la sensación de que el autor tiene ideas buenas pero quiere alargar el asunto un rato. De todos modos en esta colección la premisa puede parecer menos interesante, pero a mí me parece igualmente interesante o más, especialmente porque me resulta que es más complicada de justificar y de hacer creíble. ¿Lo consigue Waid? Creo que para empezar, sí, podemos comprar lo que nos vende, pero quiero que profundice más en ello aún (la explicación es interesante pero le espero sorpresas) porque es el motor de la serie y su protagonista. Además me gusta, en este sentido, que "los buenos" sigan sin confiar en él, que los malos le pregunten que qué leches le pasa o intenten seguir haciendo lo mismo con él que siempre, y que él aún tenga ciertos "dejes" de su anterior modus operandi. En general, quizá me gusta un punto menos que Irredeemable, pero considero que este punto de vista es totalmente interesante, necesario y diferente al de la serie principal, complementario y que a penas se solapa con la historia que allí se cuenta, por lo que nunca resulta algo que está de más, y se agradece.


El dibujo de Diaz es bueno aunque como dibujante novato que es, aún puede mejorar y asentar su estilo de dibujo, pero es bonito y casi siempre consistente y bien narrado. Es obvio que elegir a profesionales poco curtidos para estas series no es lo que a uno más le gustaría, pero tiene sus ventajas y el hecho de que sean una constante hace que las colecciones ganen en coherencia visual, por no decir que siempre tiene su gracia ver evolucionar su trabajo.

En definitiva, es una buena colección, con mucho potencial. Resulta inferior a la colección "principal" pero su premisa es igualmente interesante, aunque aún necesita desarrollarse más. Obviamente, aún no he leído suficiente como para hablar más profundamente, pero si la colección continúa evolucionando bien, volveré a hacerlo positivamente. Como digo, poco más que exposición y sensación de que hay de donde sacar, pero por ahora estoy a favor no sólo de la existencia de la serie, sino de su (algo lento) rumbo. Si sigues Irredeemable es interesante ponerse con ella pero no es totalmente necesario hacerlo (aunque sí se habla de cosas que han pasado en aquella, se lidia más con las consecuencias y no se centra en contar la cara B de lo ocurrido, sino en contar otra historia centrada en el mismo mundo), así que si os atrae más esta premisa que aquella y no habéis leído la primera, a leer ésta igualmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada